dimarts, 8 de febrer de 2011

Al Calaix

Al meu calaix hi ha una fada tancada en clau. No l'alliberaré. Potser s'escaparà.
No cal que diga que crec en les fades. Perquè crec, i ella ho sap.
Viu sola. Les seues companyes Fortuna i Bastet han mort.
Ella es l'última que em queda.
Si s'escapa estic perduda.

Fue mi nacer conspiración divina,
Maléfico castigo, designado
Contra los hombres, por un cielo airado
Que en todo se entremete y determina.

Un estuche labrado en plata fina
Se me dio a mantener siempre cerrado;
Mas mi espíritu estaba dominado
De esa curiosidad que nos fascina.

No pude resistir tanto misterio,
Y al abrirle, escaparon con estruendo
Todos los males en furiosa danza.

Hice de un Paraíso un cementerio;
Pero vi que en el fondo, sonriendo,
Al menos me quedaba la esperanza.